Blog de brillosconegro

Blog personal

Noticias y comentarios personales

28 de febrero del 2015

Escrito por brillosconegro 29-01-2018 en dah.. Comentarios (0)

Hola otra vez, volví a entrar, sí. Algo que pensé que no haría pero una vez más me sorprendí a mí mí misma con mis acciones. ¿Qué decirte? Hoy tuve un cumpleaños de un amigo, nada nuevo qué decir pero sí una fecha qué recordar. Tocó su banda y mientras sonaban los temas, miré el celular. No sé qué esperaba, quizás un mensaje, quizás algo que me diga que nada cambió y que todo está bien. Recordé como hace dos años atrás, la misma fecha, el mismo día, la misma banda tocando, mis mismas amistades alrededor, nos mandábamos mensajes sin parar hablando sobre por qué la gente que le gustaba el rock se vestía de negro y hacia de menos a la gente que le gustaban los colores. Cosas que no se hablan todos los días, temas que surgen en el momento, porque sí. Recordé con dolor en el pecho que hace dos años atrás, estábamos charlando de la vida como dos simples desconocidos sin saber qué nos tenía preparado el tiempo más adelante a medida que éste transcurriera. Miré una vez más a mis amigos, los mismos de siempre, cosas que no cambian, cumpleaños que no cambian, personas que se mantienen intactas y siguen ahí, porque sí, porque pintó, porque quieren y porque querés. Entré a instagram cómo de costumbre y una vez más en búsquedas recientes, sólo para asegurarme que las fotos seguían ahí. Me preguntó el día en el que entre y lo que tanto quiero que esté, ya simplemente no lo esté. ¿Cómo reaccionaría? Probablemente cómo la mierda, porque algo así no podría tomármelo bien de entrada ni aunque quisiera. Te recuerdo, 28 de febrero del 2015, el rock y la ropa negra, unos qué otros palos de por medio y un mensaje tras otro. Te recuerdo, aún lo hago, siempre lo hice y creo que nunca lo voy a dejar de hacer. 

28 de febrero del 2015

Escrito por brillosconegro 29-01-2018 en dah.. Comentarios (0)

Hola otra vez, volví a entrar, sí. Algo que pensé que no haría pero una vez más me sorprendí a mí mí misma con mis acciones. ¿Qué decirte? Hoy tuve un cumpleaños de un amigo, nada nuevo qué decir pero sí una fecha qué recordar. Tocó su banda y mientras sonaban los temas, miré el celular. No sé qué esperaba, quizás un mensaje, quizás algo que me diga que nada cambió y que todo está bien. Recordé como hace dos años atrás, la misma fecha, el mismo día, la misma banda tocando, mis mismas amistades alrededor, nos mandábamos mensajes sin parar hablando sobre por qué la gente que le gustaba el rock se vestía de negro y hacia de menos a la gente que le gustaban los colores. Cosas que no se hablan todos los días, temas que surgen en el momento, porque sí. Recordé con dolor en el pecho que hace dos años atrás, estábamos charlando de la vida como dos simples desconocidos sin saber qué nos tenía preparado el tiempo más adelante a medida que éste transcurriera. Miré una vez más a mis amigos, los mismos de siempre, cosas que no cambian, cumpleaños que no cambian, personas que se mantienen intactas y siguen ahí, porque sí, porque pintó, porque quieren y porque querés. Entré a instagram cómo de costumbre y una vez más en búsquedas recientes, sólo para asegurarme que las fotos seguían ahí. Me preguntó el día en el que entre y lo que tanto quiero que esté, ya simplemente no lo esté. ¿Cómo reaccionaría? Probablemente cómo la mierda, porque algo así no podría tomármelo bien de entrada ni aunque quisiera. Te recuerdo, 28 de febrero del 2015, el rock y la ropa negra, unos qué otros palos de por medio y un mensaje tras otro. Te recuerdo, aún lo hago, siempre lo hice y creo que nunca lo voy a dejar de hacer. 

Inicio

Escrito por brillosconegro 28-01-2018 en Inicio. Comentarios (0)

Sinceramente no es que considere éste tipo de páginas una estupidez o una falta de tiempo, simplemente no creía en el hecho de que un sitio de internet sirviera para descargarme tanto mucho más que un simple oído de esos que necesitas que te escuchen, cuándo algún mambo te complica la cabeza a montones. Sabía exactamente qué eran los blogs pero sí me animé a escribir fue no por una recomendación, ni por un amiga/o u algo por el estilo. Simplemente leí un blog sobre un libro que me encantaba demasiado y dije por qué no? Son las 03:56 de la mañana, me falta el aire y no puedo respirar. Tuve que salir afuera, estoy sentada en el suelo con los auriculares y escribiendo ésto. Quién diría que tuve que llegar al límite de escribir ésto para poder desahogarme por fin y decir "¿cuándo mierda te voy a superar?" Sí, esa es la pregunta que me carcome la cabeza cada vez que hablamos, cada vez que pienso en vos, cada vez que siento que ésto se hace más tóxico tanto para mí como para vos. Nunca pensé necesitar tanto de alguien como te necesito a vos a tal punto de bancarme tus basureos, tus malos tratos, tus palabras, tus "sos una trola" "movés el culo por un par de tragos" "es tu casa, la joda" y así muchas cosas más. No voy a dar nombres, porque me parece que eso es algo qué se tiene que reservar pero sí voy a decir que sí pudiera en éste momento agarrar un revólver y matarte, elegiría no hacerlo y por qué? Más allá de lo que siento, porque jamás me ensuciaría las manos con alguien ni mucho menos con vos. Porque a pesar de ser una basura, sos lo más lindo que me pasó y sí lo admito, te amo pero qué te ame no significa que no me ame a mí también y amarse a uno mismo, es quererse, respetarse y valorarse. Algo que vos, nunca hiciste. Le doy inicio a ésto, a ésta historia, a mí historia. A ver sí puedo lograr soltar todo el llanto contenido hace más de un año atrás, quién sabe capaz explote y sí exploto que nadie me detenga. Parezco una nena inocente escribiendo un cuentito pedorro de Disney o esas novelas imbéciles que publican en Facebook. Ojalá fuera así porque hasta me estaría cagando de risa (igual lo hago) pero sería más divertido. En fin, que comience.